sábado, 15 de septiembre de 2007

Giselle 7

Todos quisiéramos tener respuestas muchas veces.

¿Por qué nos resbalamos en el momento en que pasa la persona que nos gusta?

¿Por qué hacemos el ridículo y todo mundo se da cuenta?

¿Por qué reprobaste tu materia favorita?

¿Por qué caminamos más y no nos importa si hay una buena conversación? En cambio ¿Por qué a veces caminar solo mientras sientes que todos te observan es tan terrible?

Si, todos queremos respuestas.

A las preguntas simples siempre las hay, te pones nervioso, te distraes, no pusiste suficiente atención y empeño, por que tienes distracción, por que te sientes intimidado, solo y diferente; y eso, nunca es agradable.

Si, es muy fácil responder a las preguntas simples.

¿De dónde vengo?

¿A dónde voy?

¿Quién soy?

¿Por qué?

En cambio, para las preguntas difíciles, nunca hay una respuesta certera. La promesa de que llegará con el tiempo es la esperanza que nos mantiene creyendo en que hay motivos. Lamentablemente, para estás preguntas, no siempre llega la respuesta, o puede simplemente, que no la haya.





[En alguna parte]


¿Por qué te le enfrentaste así?- dijo Jim mirando de un modo extraño a Nick.

Eso ya no importa- dijo Nick incorporándose en su cama (dónde los otros lo habían puesto) y buscando entre las sábanas… lentamente se toco la chaqueta.

Enseguida sintió un peso extraño en uno de los bolsillos.

Jack lo puso ahí- explicó julian.

¿Qué es eso?- dijo Jim.

Este es el mio- dijo Nick con indiferencia- tu guarda tu secreto en tu chaqueta y yo guardaré el mio en la mia.

Jim desistió.

Jack le dio una palmada en el hombro a Nick.

La próxima vez que quieras recuperar algo- dijo Jack- trata de buscar que sea sin descargas eléctricas.

Nick esbozó una débil sonrisa.

Así que por eso fue! – gritó Jim- solo querías recuperar eso!

Bien, ahí tienes una respuesta- dijo Nick..y se tiró en la cama de nuevo.

Dijo que ambos eran collares…-comenzó Jim

Pero Nick ya no prestaba atención, se puso algo alrededor del cuello, y se aseguró de cubrirlo con la playera que llevaba.

Otra respuesta más- dijo Nick- estás de suerte.

Jim enfureció un poco.

Odiaba el sarcasmo. Y sin embargo viniendo de Giselle le producía más bien gracia, diversión o furia… dependiendo de la situación. Ella podía sacar emociones que el ocultaba…

Nick se tendió en la cama.

Jim hizó lo mismo y miró a otro sitio, pensando.

¿Qué significa?- dijo Jim en voz alta.

Ya has contestado dos de tus preguntas hoy, siéntete dichoso. Pero no abuses, no te lo diré- dijo Nick.


Jim ya no respondió.



[En ninguna parte]


Giselle se incorporó en el sillón. Entre las dormidas y las mal dormidas no se sentía del todo bien y tenía una sed terrible. Apareció una jarra de jugo de uva con hielos. Giselle rió para sus adentros.

¿De dónde salían todas estas cosas?

Buenos días- dijo Tábata levantándose.

Buenos días- dijo Giselle sirviéndose jugo en un vaso- quieres un poco?

Me encantaría- dijo Tabata sentándose.

Un vaso apareció y Giselle lo lleno con jugo.

El jugo cambio a naranja.

Giselle sonrió.

Disculpa- dijo Tábata sonriendo- es sólo que no me apetecen las uvas ahora.

Giselle se encogió de hombros.

¿Quién era él?- dijo Giselle.

Buena pregunta – dijo Tábata y después bebió gran cantidad de jugo, Giselle aprovechó para hacer lo mismo.

¿Qué quería?- pregunto Tabata- ¿Por qué ahora? ¿de dónde viene? Y ¿Por qué te conoce?

Estoy casi segura de que vienen del otro lado de la casa- dijo Giselle.

Yo sospecho lo mismo- dijo tabata.

Nunca hemos ido exactamente allá.. por que nunca sabemos como salir de aquí- anotó Giselle.

Así que no sabemos como son las cosas allá- dijo Tábata.

Giselle seguía dándole vueltas al asunto y a ratos se encontraba pensando en “él”.

Sus ojos le recordaban algo.

Es un azul raro… parece grisáceo.. pero de repente es cielo…- comentó en voz baja Giselle.

Tábata se soltó a reir.

Giselle salió de sus pensamientos.

A si que ahora piensas en sus ojos?- dijo Tábata entre la risa- creí que te importaba más saber de dónde venía!

Giselle se sorprendió se dio cuenta de que había estado hablando en voz alta.

Se ruborizó un poco.

Es solo que siento que pueden cambiar de color, con la luz o con los colores que él usa- dijo Giselle encogiéndose de hombros- no lo sé, me gustan.

Tábata se rio.

Giselle se puso a beber jugo para calmar el calor en sus mejillas.

Hace mucho que no me reía así.- dijo Tábata recargándose en el sillón- y que haremos hoy? Que tal si vamos a fuera a ver si hay una piscina .. nadamos y nos relajamos un poco.. han sido unos días estresantes..

¿Crees que haya piscina?- dijo Giselle imaginando.

Igual y si- dijo Tabata- lo averiguaremos si nos movemos!

Parece que por ahora es lo único que podremos averiguar ¿no?- dijo Giselle.

Al menos, tendremos una respuesta- dijo Tabata.




Si. Todos buscamos respuestas.

¿Por qué me produce eso el verle?

¿Por qué no me recuerda?

¿Qué es ese secreto que guarda con tanta fidelidad?

¿Pensará en mi?

¿Estará bien?

¿Cómo les va allá?

Todas las preguntas pueden ser contestadas.

¿Por qué su presencia y su ausencia me hace sentir tantas cosas?

Y hay otras respuestas, que aunque se tengan, No son fáciles de explicar.

¿Cómo vamos a salir?

Y aún hay algunas… para las que no se tiene, ni se tendrá respuesta..

¿o si?

……………………que buena pregunta.

No hay comentarios: