domingo, 23 de septiembre de 2007

Giselle 8

Giselle 8

Esto era ninguna parte.

En ninguna parte todo resultaba maravilloso.

Ninguna parte era el lugar donde estaban Tábata y Samantha.

Siempre dentro de los límites de una hermosa casa encantada. Siempre en los límites de algo.

Una casa que te daba lo que querías, lo que necesitabas con solo desearlo.

Y si ellas querían una piscina. Era lógico que esta, estuviera ahí. O no?

Tenemos piscina- dijo Tábata aliviada apareciron unos vestidores.

Samantha se quedó quieta.

¿Qué pasa?- dijo Tábata.

No me gustan los trajes de baño- dijo Giselle cruzando las manos.

Tábata se rió.

¿Qué es tan gracioso?- dijo Giselle mirándola un tanto molesta.

Qué aún te preocupes así por tu físico cuando solo estamos nosotras dos- dijo Tábata- ¿cuántas veces te he de repetir que no estás gorda?

No hará falta cuando no lo esté- dijo Giselle mirándose.

No vamos a empezar con eso de nuevo- dijo Tábata- solo vamos a cambiarnos y olvidalo de una buena vez.

Amabas se fueron a un vestidor.

Tábata Salió unos minutos después.

Llevaba un lindo traje completo de color verde agua con unas flores blancas.

Samantha salio un poco después. Traía un traje de baño negro, de dos piezas.. una especie d mini short con un top que se amarraba en el cuello y la spalda, ambas piesas tenían lirios y espirales violetas.

Ves?- dijo Tábata mirándola- no es tan malo o si?

Por que tu traje es completo y el mio no?- dijo Samantha mirandose.

Por que en tu subconsciente- dijo Tábata encogiéndose de hombros- no querías uno así?

Samantha no dijo nada.

Tábaa se tiró en una silla especial para tomar el sol y una piñada apareció en una mesita que había al lado.

Samantha en cambió se sumergió en la piscina.

Esto es tan relajante- comentó Samantha mientras tabata asentía.

[En alguna parte]

Esto era alguna parte. Alguna parte no era como ninguna parte.

Esta casa era la misma casa. Pero no estaba encantada. Al menos no en este sitio.

Las cosas eran más difíciles y por mucho que se desearan , no necesariamente funcionaban.

Tardaré un día o dos- dijo Nick encogiéndose de hombros- cambió todo, no puedo hacer mucho así.

¿Dónde están las chicas?- preguntó Jack.

Julian palideció.

Apresadas- dijo Jim- si hacemos algo, ellas..

Entiendo- dijo Jack apretando los puños- así que sería mejor salir de aquí no creen?

Pero..- comenzó Jim.

Ellas están bein- dijo Julian- eso ya lo sabemos, en cambio, no sabemos si Lilian y Lu estarán bien.

No eres el único que desea proteger a alguien- dijo Jack.

Jim desistió. Tenían razón.

Nos descubrirán si todos estamos aquí- dijo Nick- se supone que yo soy el que está enfermo, así que vayan , haré lo más que pueda. Y me llevaré información para ver si podemos…

Jack asintió.

Jim salió algo molesto de la habitación.

Julian corrió a la salida.

Nick miró lo que tenía enfrente.

Estiró las manos. Era complicado. Era pesado. Era estresante. Necesitaba relajarse un poco, por más que lo intentaba no daba con el código. Y no podía entender por qué.

Debería tener ese código, debería.

Una idea fugaz pasó por su mente y se puso a trabajar como loco.

Afuera Jim contemplaba el collar que tenía guardado siempre en la chaqueta.

¿Por qué no se acuerda de mi?- dijo Jim- será que se acuerda de algo más?...de alguien más..

Bajo la mirada y apretó el collar. No había momento para preguntas. Después de todo, ella había demostrado..en parte.. en parte todo esto había sido su culpa, si no fuera por esa discusión… ella tal vez..

Oyó un ruido de la habitación dondé estaba nick.

Entró precipitado

Hey Nick q pasa?!- gritó Jim mirando a todas partes.

Pero Nick había desaparecido.

Jim palideció, corrió a buscar a Julian y a Jack.

[En ninguna parte]

Hay algo en el agua!- gritó Samantha que salió corriendo.

Tabata se levantó asustada y se puso a mirar la superficie con Samantha.

No hay nada- dijo Tábata. A tábata le cayó algo en la mano que tenía extendida y lo miró con cuidado, era una pieda roja con forma de espiral. Sé quedó mirándola. La cabeza le empezó a doler de forma horrenda y se sentó de nuevo apretándose la cabeza con las manos.

¿Tabata?- dijo Giselle acercándose.

Esoy bien- exclamó tábata- solo, solo fue un mareo.

Samantha vió algo brillando.

Entró al agua de nuevo y lo tomó. ¿qué es esto?

No hay comentarios: