domingo, 2 de septiembre de 2007

G!selle 4

Sin embargo esa noche (y muchas otras) Giselle no durmió bien, no podía descansar. Pero tenía el recuerdo de esa sensación. Miró la tasa de té que había sobre la mesa. La probó. Se había vuelto café....
Giselle se incorporó y se recargo un poco en el sillón con las mantas en las piernas. Miró por la ventana, estaba lloviendo. Acorde con sus sentimientos. Como siempre.
¿Era la casa? ¿No era la casa?
¿Cómo iba a saberlo? la casa se transformaba para cada persona. Pero ella sentía al chico de esa voz ahí, tan cerca. Si tan sólo pudiera hacerlo llegar a la sala inglesa!
Insomnio.
La palabra le vino a los labios al despegarlos de la tasa de café. Por alguna rara razón esa palabra se le hacía demasiado familiar. Pero ella no sufría de insomnio, no hasta esa noche.. ¿era así no?
ella dormía bien, bastante bien. Sin sueños. Sin pesadillas. Descanzaba y el día empezaba de nuevo.
Insomnio.
Miro la tasa de café.
Que curioso que el café no le produciera nada ya, lo miraba.. ¿sería que antes lo hacía?
¿estaba olvidándose de algo?
Salio despacio de la sala inglesa, dejando aTabata recostada. Tenía que refrescarse, se mojaría la cara en el baño, las imágenes desaparecerían y ella volvería a la cama.
Se miró en el espejo. Por un segundo la imagen le pareció completamente distinta. Ella con un colgante en el cuello. Se toco, pero claro, su estrella negra. Pero el colgante del espejo brillaba, era como dorado. Miró con atención. La imagen se había esfumado. Solo se veía a ella justo ahora. con la cara de incredulidad en medio de la penumbra del baño.

"Yo he estado intentando mientras tú hacías al héroe tonto"
"Pues al menos ha servido de algo"

Giselle se volvió. Esas voces discutían. No sabía de donde venían. Una era la voz que había gritado su nombre. la otra voz también le producía algo.. no entendía que.
salió del baño mirando en todas direcciones.
Me estoy poniendo paranóica- susurró para si- el encierro me esta volviendo loca.
Tengo que salir de aqui- pensó Giselle mientras veía la ventana.
La ventana se cerró con fuerza.
Giselle palideció. ¿La casa leía sus pensamientos?
Corrió a la ventana y golpeó con todas sus fuerzas. Se lastimó la mano. ¿Está era la parte de atrás de la casa?
Entonces.. esos dos debían estar por aqui.
Miró la ventana.
Arrojó un jarrón contra ella. Los vidrios saltaron en mil pedazos. Ella subio al alfeizar, se cortó los pies y las manos. Miró hacia abajo. La altura era enorme. No había notado que había subido tantos pisos. Las paredes estaban lisas y no había donde apoyarse.
¿y si se lanzaba?
¿Y si solo se lanzaba?
el cuerpo comenzó a dolerle, la cabeza le parecía estallar. Sus pensamientos se contraponían sin escuchar su voluntad.
Calló de espaldas por la ventana hacía adentro de la casa. Y el vidrio se reconstruyó.
¿Qué rayos había sido eso?
Giselle se quedó ahí tirada.
sin darse cuenta un cansancio agotador la tomo por sorpresa. Se quedó dormida.


Tabata se había levantado unos minutos después de que Giselle se levantara. Volteó a donde dormía Giselle. Y no la encontró por ninguna parte de la sala.
Se incorporó y se puso los zapatos con cuidado. Las voces de su mente la habían despertado. Unas chicas llorando, unos chicos discutiendo.
¿Dónde se había metido Giselle?
Tabata camino por la habitación y miró por la ventana. Era una noche despejada. La luna brillaba con intensidad.

"¿tu crees que deberíamos hacer lo que él dice?"

Tábata giró la cabeza deprisa, tan deprisa que casi se hace daño.
Había oído una voz... cerca de ella.
Qusiera dar una vuelta por el jardín. Al instante el paisaje se volvió hermoso, un jardín...arbustos con flores. una noche tranquila y cálida de verano.
Tabata se apresuró a trepar por el alfeizar de la ventana.
Se detuvo al estar ahí.
Debería esperar a Giselle- susurró para si.
Bajo de la ventana y se recostó un poco más. Giselle ya llegaría. Debía estar haciendo el tonto por ahí.


+En "alguna parte" +

Nos ha oído! -grito la voz dl chico 1- oyó cuando le dije su nombre.. y ahora nos escuchó discutir! de verdad nos pueden escuchar! podremos hablar con ellas!
Tal vez solo fue un reflejo- dijo la voz del chico 2- aún así, debemos hayar el sitio donde para ellas seamos visibles.
¿Dónde pasan más tiempo?- dijo la voz 1.
Yo sólo quiero saber que están bien- dijo La voz de una chica- ¿que haremos si no? ¿qué haremos si ellas están tan perdidas como... ?
No lo digas!- gritó otra de las chicas- no pienses en ello.
Esa sala inglesa- dijo el chico dos- pasaban mucho tiempo ahí.. y ahora también.
Genial- susurró el otro chico y luego dijo en voz alta: una deducción sencilla, y no por eso, te has vuelto el héroe.


+volviendo a ninguna parte+

"¿Donde pasan más tiempo"
Tabata se despertó de nuevo. Los había oido, seguro que si.
Giselle entró por el marco de la puerta, cambiada limpia y vendada de las manos.
Tabata se puso pálida.
No trate de matarme- dijo Giselle viendo su reacción- traté de huir... y adivina?..parece que a la casa. no le gustó la idea.

No hay comentarios: