domingo, 14 de octubre de 2007

Giselle 14


[Hace 4 meses, en alguna parte]

Tabata estaba en su recámara cuando Giselle entró.

Hey- dijo Tábata- que novedad verte por aquí, entre tu amor de sueños y Nick es como imposible verte.

Estuve aquí en la mañana- dijo Giselle encogiéndose de hombros tratando de no poner atención al comentario- pero estabas dormida ¿Cómo sigues?

Mejor- dijo Tábata- enfermedad pasajera, al menos eso creo. Debe ser el cambio de clima.

Supongo- dijo Giselle sentándose en la orilla de la cama- ¿Cómo están en tu casa?

Oh bien – dijo Tábata- mi hermana me envió un paquete esta mañana.

Excelente! – exclamó Giselle.

Si- dijo Tábata- dijo que me prestaria su collar [tábata sacó un collar de una piedra roja] dijo que me daría suerte.

Giselle le sonrió.

Y ya vez que no doy una con esas cosas de la fortuna- dijo Tábata.

Y qué me dices de mi?- dijo Giselle

Estás mejor que yo- dijo Tábata encogiéndose de hombros.

No lo creo- dijo Giselle mirando al piso.

¿Lo hechaste a perder con Jim? – dijo Tábata.

No lo sé- dijo Giselle- creo que le gusta Alanis.. pero.. no sé que quiso decir con lo demás, la verdad que a veces no lo entiendo si fuera más..

¿Directo?- dijo Tábata- es un poco frio no? No parecen tener mucho en común.. en realidad, si me permites decirlo.. tienes mas en común con nick y se conocen de más tiempo.

Pero nick y yo funcionamos como amigos- dijo Giselle – ya lo sabes.. yo lo sé.

Estaría bien que Nick también lo supiera ¿no crees?- dijo Tabata.

No entiendo que quieres decir- dijo Giselle.

Que es obvio que Nick, no está pensando como si fueras su amiga, o su mejor amiga- dijo Tábata.

Si piensa así- dijo Giselle- solo que es un poco posesivo con sus amigos, y Jim se le hace engreído. Es una mala combinación.

Si tu lo dices- dijo Tábata encogiéndose de hombros

¿Sabes algo nuevo? – dijo Giselle cambiando el tema drásticamente.

Aún no- dijo Tábata- pero cada vez que lo pienso, menos me gusta esta situación.

No encuentro manera de que podamos salir todos de aquí sin sospechas- dijo Giselle.

Tendremos que ingeniárnoslas- dijo Tábata- no podemos quedarnos aquí más tiempo, algo no cuadra.

Giselle miró el techo.

Seguiremos sin decir nada a nadie- dijo Tábata- nada de nada, no hasta que tengamos pruebas, no podemos arriesgar a nadie más.

¿Somos las únicas que sienten que esto esta mal?- dijo Giselle.

No lo creo- dijo Tábata- pero no creo que nadie se atreva a hablarlo abiertamente, y a decir verdad, tampoco yo quiero hacerlo. No sabemos de que son capaces.

Ese es el problema – dijo Giselle- que aún no sabemos nada.

Giselle se puso a jugar con unos naipes franceses que sacó del bolsillo.

No deberías hacer eso- dijo Tábata.

Cada vez mejoro más – le dijo Giselle moviendo los naipes con una destreza admirable, tanto que parecía que flotaban

¿Lo has intentado con otro objeto?- dijo Tábata.

Si, pero es casi imperceptible – dijo Giselle encogiéndose de hombros- las cartas son mas ligeras y más manejables, además de que se me dan los juegos de este tipo, y ya estoy familiarizada con ellas.

Puede ser- dijo Tábata levantándose y corriendo la cortina de un balcón.

Giselle la miró.

Se ve bien- dijo Giselle mirando una planta de gardenias.

Si bueno- dijo Tábata mirando a Giselle- creo que me encontré otro talento, se me dan demasiado bien las plantas si sabes a que me refiero.

Las cartas de Giselle salieron volando de su mano.

Se concentró y volvió a atraerlas hacia ella.

Entonces se puede desarrollar más de una de estás cosas? –dijo Giselle mirándose.

Eso creo- dijo Tábata.

Pero estás conciente de que apenas lo hemos descubierto, apenas se esta dando- dijo Tabata.- ¿qué tal si somos las únicas? ¿qué tal si todo lo que pensamos está mal y nosotros somos las raras?

No lo creo- dijo Giselle- todos andan misteriosos por aquí, me apuesto lo que quieras a que hay quien hace cosas más increíbles aún.

¿Más increíbles?- dijo Tábata para si misma en voz baja- si esto.. ya lo es..

Me siento…. Mal.. – dijo Giselle- tengo mucho frío.

No sé que pueda ser, quizá te he contagiado- dijo Tábata.

No lo creo- dijo Giselle- debe ser mi imaginación.. nada más.

Ondas sonoras… y plantas… -dijo Tábata.

Hasta ahora solo tengo esto – dijo Giselle encogiéndose de hombros- telequinesis.

Y una habilidad inigualable en juegos de cartas- dijo Tábata riendo.

No se si inigualable- dijo Giselle- conozco a una persona que me gana siempre en estos juegos.

Tocaron la puerta y la abrieron con sigilo Nick entró en la habitación.

Tábata como te encuentras?- dijo Nick con cautela

Mejor, gracias- dijo Tábata.

Oye Giselle tus apuntes.. los que te pedí – dijo Nick.

Ha si, están en mi habitación, al lado ¿Podrías tomarlos tú?- dijo Giselle mirando a la ventana.

Preferiría que me los dieras, no quiero entrometerme en tus cosas.. –dijo Nick.

Tábata se encogió de hombros.

Giselle se levantó y guardo los naipes en su bolso.

Te veo luego Gissy- dijo Tábata- ven hoy en la noche. Hablaremos.

Claro- dijo Giselle sonriendo y salió de la habitación.

Giselle entró en su habitación y abrió la ventana, era una hermosa tarde así que dejó que entrara el sol, se sentó en la cama y buscó en su bagpack.

Nick se sentó en la cama a su lado.

Aquí tienes- dijo Giselle entregándole el cuaderno.

Oye- dijo Nick- te veías entusiasmada con las cartas, te atreves a desafiarme ¿Quieres volver a perder?

Nunca te cansas de decir eso? –dijo Giselle sonriendo con ironía- ya te he ganado antes.

Si- admitió Nick- pero nunca en el todo por el todo, al final.. siempre te gano en estos juegos..

No siempre – dijo Giselle.

Acéptalo – dijo Nick- cuando juego con los naipes, es como si fluyera magia.

Giselle sonrió y sacó los naipes del bolso.

Nick la miró con ironía.

Giselle organizó las cartas y repartió.

Y bien? – dijo Giselle- esta vez.. ¿Cuál es la apuesta?

La apuesta? – dijo Nick- no sé.. me jugaré un secreto.. a cambio de uno tuyo..

Interesante – dijo Giselle.

Si… - dijo Nick- muy interesante.

No hay comentarios: