miércoles, 31 de octubre de 2007

Giselle 22

Tabata y Giselle estaban hablando. Estaban sentadas en la sala inglesa con un montón de hojas apiladas por todas partes.

¿Quién es Jim según tú? – dijo Giselle.

Según Yo es un chico que va en tu clase, que te gusta mucho – leía Tábata – no se lleva bien con Nick, y es muy callado con todos. Tiene una relación rara con Alanis, que te molesta mucho.

Hasta el nombre me molesta- dijo Giselle sintiéndose rara.

¿Quién es según tú?- dijo Tábata.

Es mi novio, desde hace un mes- dijo Giselle- o eso creo, tenemos algunas peleas frecuentes, por que no se lleva bien con Nick ni yo con Alanis.

Problemas y problemas- rió Tábata.

Hay algo sobre lo que escribí bastante- dijo Giselle tomando un montón de hojas de la mesa- un torneo raro.

Uno torneo de realidad virtual- dijo Tábata tomando hojas también- por lo que sé no fue un torneo agradable, pero dudo que esto pasara en realidad.

Tal vez era solo una historia que estábamos inventando- dijo Giselle.

Pero.. – dijo Tábata- ¿Por qué hacer una historia así?

Aburrimiento tal vez- dijo Giselle tomando una soda que había aparecido.

Tal vez- dijo Tábata.

El collar te lo mandó tu hermana- leyó Giselle en una hoja.

Si.- dijo Tábata- ella y yo somos muy unidas. ¿Cómo estará? ¿Se acordará de mi?

Claro que debe acordarse- dijo Giselle- pero no parece que ella este con ese montón de chicos en “ese” lado de la casa.

Quizá está en “otro” lado de la casa- dijo Tábata ordenando los papeles.

¿Crees que haya más de una de “esas” partes? – dijo Giselle.

Podría ser- dijo Tábata- no sabemos nada de ese sitio.

Giselle se quedó pensativa, tomando su soda.

Tábata también se quedó pensando un rato.

Giselle miró la mesa. Una baraja de naipes franceses apareció.

Tábata la miró interrogativa.

Hay algo que no me puedo sacar de la cabeza- dijo Giselle revolviendo los naipes con habilidad- una especie de juego..

¿Un juego?- dijo Tabata mirando los naipes.

¿Quieres jugar conmigo?- dijo Giselle encogiéndose de hombros.

[En alguna parte]

¿Quieres que juegue contigo?- dijo Lilian mirando a Nick que revolvía los naipes.

Nick la miro.

Lilian titubio, no sabía si lo que había dicho estaba bien o mal. Pero Nick parecía triste.

No es que no quiera- dijo Nick- es que este era..

Su juego- terminó Jim apareciendo- Giselle también rehuía a jugarlo conmigo, una clase de juego entre ustedes dos…

Si- dijo Nick revolviendo las cartas una y otra vez- esto fue lo que quedó de nosotros dos, esto y un montón de recuerdos..

Que me hartaban para serte sincero- dijo Jim con ironía- ¿tienes idea de cuantas veces me pelee con Giselle por eso?

Las mismas que ella salía llorando- corroboró Lu- si crees que le gustaba pelear, estas equivocado.

Además no te quedabas atrás con Alanis- dijo Julian mirándolo- y ahora, tampoco te has quedado atrás.

Lu lo silenció.

Lo que hice o deje de hacer fue por el bien de Giselle- dijo Jim apretando los puños.

Quiero creerme eso- dijo Lilian – de verdad que quiero. Pero volver con Alanis solo por una llave, cuando nosotros nos habíamos introducido de todos modos sin que nadie nos viera…

Pero no te preocupes Jim- dijo Nick con amargura en la voz- que yo me encargaré de que Giselle se enteré de los sacrificios que hiciste por ella.

Jim lo sujeto de la playera y los naipes cayeron al piso.

No sabía que te gustaba el juego de “recoge 54”- dijo Nick sonriéndole. Y los naipes volvieron con facilidad a su mano.

Jim se enfureció más.

Giselle también era buena con los naipes- dijo Nick.

No solo era buena con eso- dijo Jim sonriéndole.

Nick enfureció.

Basta de peleas- dijo Lu- hora de entrar de nuevo.

Esta vez- dijo Jim- voy yo.

Excelente idea – dijo Nick – así le explicas a Giselle que ya tienes nueva novia, solo por que ella esta en “esa” parte.

Jim bajó la mirada. Se sentía pésimo. Pero el tenía un motivo para haber hecho eso, para haber traicionado así a Giselle. El quería a Giselle de vuelta, aunque sea para sentir el aroma de sus rizos en clase. Su sonrisa perfecta… su mirada inquietante…

Nick. Tomó sus cosas.

Lu lo miró.

Puedo hacer que entren dos personas- dijo Nick.

¿De verdad?- dijo Lilian.

No han ido ni Lilian ni Julian- dijo Nick- que vayan ellos.

Lu se sorprendió. Jim también.

No quiero..- dijo Lilian- no es que no quiera verlas, pero prefiero ayudar de afuera. Me asusta eso, me vuelve loca… y … perdería la calma estando ahí, me perdería.

Yo iré – dijo Julian.

¿Qué dices Jim?- dijo Nick sacando las cartas- ¿A la suerte?

Jim asintió.

La carta más alta gana- dijo Nick.

Jim tomo una carta del maso.

Rey de corazones- dijo Jim.

Nick sonrió- As de espadas.

[En alguna parte]

As de espadas- dijo Giselle- siempre.. me ganaba con ese..yo sacaba el as de corazones.

Tabata la miro.

Recuerdos fugaces- dijo Giselle.

Dos personas calleron en el sillon restante de la salda. Con cierta incomodidad.

Giselle lo reconocío en cuanto lo vió.

Ese era Nick.

Y el de al lado.

¿Tabata?- exclamó el chico desconocido- ¿Giselle? Soy yo, Julian!

Julian – dijo Giselle- el novio de Lu.

Si, ese mismo- dijo Julian sonriendo y abrazando a Tábata se separó para abrazar a Giselle.

Giselle sonrió. Era como encontrar a un amigo de la infancia.

Tábata se apresuró a desear unas tasas de té y galletas.

Nick saludó a Tábata y abrazó a Giselle.

Te dije que volvería – dijo Nick.

Giselle sonrió.

Tabata Y Julian hablaban, Julian decía que todos estaban bien.

Nick miró los naipes en la mesa.

Giselle sonrió.

¿Aún recuerdas como jugarlo?- dijo Nick.

Giselle asintió.

¿Quieres perder?- dijo Nick sonriendo con ironía.

No creo que seas tan bueno- dijo Giselle imitándolo.

Nick comenzó a repartir.

El juego de Nick y Giselle era de velocidad. Así que mientras ellos jugaban Julian hablaba.

Giselle trataba de no perderse lo importante.

No tenemos mucho tiempo- dijo Julian- nunca hay tiempo, últimamente nos vigilan más que de costumbre, he de aceptar que la llave que obtuvo Jim nos da algo más de oportunidad.

Giselle se distrajo con el nombre de Jim y Nick le ganó.

Nick sonrió.

No fue justo –dijo Giselle repartiendo de nuevo.

Las cosas son como creemos que ustedes sospechaban- dijo Julian- así que dividirnos de esta manera fue como lograron retrasar nuestras ideas.

¿Qué podemos hacer?- dijo Tábata.

Por ahora no estamos seguros- dijo Julian- creemos que hay algunos portales. Que son los que estamos usando.

No más- dijo Nick levantando la voz.

Giselle lo miró.

Tampoco debemos decir todo lo que sabemos- dijo Nick- no sé si sea bueno, y no sé si se enterarán de esto.

Ellos están atentos a todos- dijo Julian asintiendo.

Giselle sonrió. Le había ganado a Nick.

Trampa- argumentó Nick y repartió de nuevo.

No sabemos cuando vamos a volver- dijo Julian.

Pero deben mantener los recuerdos mientras tanto- dijo Nick- las sacaremos de aquí..

Y juntos saldremos de allá- dijo Tabata asintiendo.

Tengo algo para ti Tábata- dijo Julian sacando un paquete- lo mandaron de tu casa hace unos días, son unas cuantas fotos. Y cartas..

Tábata estaba casi llorando.

Nick ganó el juego.

Giselle lo miró.

Sigo siendo el mejor- dijo Nick sonriendo.

Fue solo suerte- dijo Giselle.

También tengo algo para ti- dijo Nick- lo envió tu mamá hace unos días, también son fotos y unas cartas. Y traje algo más.

Giselle tomo las cosas y examinó una cajita con dulces mentolados a dentro.

Se que son tus favoritos- dijo Nick.

Giselle lo abrazó.

“Ustedes dos” “hora de salir”

Ese es Jim – dijo Julian- hora de irnos.

Ya saben que hacer- dijo Nick.

No es mucho lo que podemos hacer – Alegó Tábata.

Es por que aún no sabemos mucho- dijo Nick.

“Dile a Giselle que la quiero..”

Ya lo oíste tu misma- dijo Nick.

Giselle asintió.

Hasta pronto- dijo Julian.

Nick beso el collar que llevaba en el cuello y le dirigió una mirada a Giselle.

Unos segundos después. Ambos. Habían desaparecido.

1 comentario:

Hinaiseki dijo...

O_O!!! Esto se pone emocionante... espero la parte 23 pronto... :-P