martes, 23 de febrero de 2010

Cavando

Hoy fue un dìa estresante desde el inicio.
mi cabeza no daba para mucho y es que estoy enferma (pretextos)
la bebe lloro toda la mañana..hambre frio cambio..hambre frio cambio..por que si.
no habìa un motivo fijo ni unos minutos de descanso..
y yo tenìa mucho que hacer..

llevar la casa!
(con lo mucho que me gusta)

saca la basura.
limpia el patio
lava los platos
has la comida
arregla la habitaciònn
baña a la bebe
atiende, piensa, actua.. camina, no pares..

por que si paras (no haràs nada como siempre)
(no quiero hacer nada)
quiero tirarme a llorar

me vi en el espejo un rato entre lloriqueo y lloriqueo.
me veìa horrenda.
estoy tan gorda.. me desquicia, quiero no comer.. y no puedo no comer..
pero quiero no comer..o quiero comer?
o quiero.. que demonios quiero?
ni idea

pero al menos sè que no quiero verme asi.


(asi tan gorda tan fea tan perdida tan vieja tan tonta tan sola tan idiota tan materialista tan vana tan efimera tan todo menos yo)


Me he leido el evangelio de como darse por vencido


como decia yo? ah si..!

estoy en el hoyo...!!
y SIGO CAVANDO

2 comentarios:

Santika dijo...

Solo estás cansada, agobiada con tantos quehaceres, con tantas responsabilidades... Tu vida cambió drásticamente, en un momento en que no estabas dispuesta ni preparada para un cambio de esta magnitud, pero así fue... Todo cambia, todo el tiempo. Muchos de tus sueños de hace un tiempo ahora parecerán fuera de contexto, muchos parecerán bobos, muchos seguirán presentes. Cambiamos y es irremediable, y de ninguna forma es malo ni va el aferrarse a no moverse (el mundo, el universo, todo se mueve, así es). El cambio es cambio, ni bueno ni malo. Lo bueno o malo es la actitud con la que afrontes ese cambio, lo que saques de provechoso de él. Estás madurando antes de lo que se esperaba, porque ahora no eres sólo tú, ahora eres tú (persona) con tu nena (tú, madre); pero no dejas de ser tú.

Debes hacerte nuevos sueños para reponer aquellos que han perdido vigencia con el paso del tiempo, fijarte nuevas persepctivas, ilusionarte (porque aunque ya no seamos niñas, es nuestro derecho ilusionarnos siempre). No te pienses acabada, ni fea ni gorda ni vieja (¿¿¿vieja????), solamente estás cansada porque es difícil adaptarse a una nueva circunstancia, pero lo lograrás, lograrás hacer todo lo que requiere tu nueva circunstancia, y lo harás muy bien, y lo harás de una manera que, al final de la faena, estarás satisfecha y te sentirás bien (porque hacer las cosas bien hechas da satisfacción). A la par, irás siendo capaz de intercalar otras cosas, cosas específicas para ti (como persona, además de lo que hagas como madre). Solo es cuestión de acostumbrarse a lo nuevo, de adaptarlo a ti, de que la nena también se acostumbre... es chiquitita y ahora demanda demasiado, pero lo merece, y tú eres feliz de dárselo porque la amas... sólo ponle buen ánimo para que el cansancio no te ponga de mal humor. Un beso.

LiLiTh (NeFeSh) dijo...

Sólo respira hondo y date un segundo. A veces el mundo se nos viene encima, sobre todo cuando hay grandes cambios en nuestra vida como los ha habido en la tuya.
Como dices, no es que hayas fracasado ni nada, al contrario, tener que hacer tantas cosas es una señal de que eres necesaria, de que te mueves de que haces cosas... ¡El mundo espera por ti!