sábado, 8 de octubre de 2011

Una princesa tuvo un sueño...

Una princesa tuvo un sueño anoche...un sueño que no había tenido en varios años.
En el sueño todo era tan distinto a ahora que era fácil notar.. que la realidad estaba cada día más lejos de la fantasía.
El cabello que le llegaba a la cintura ahora se resistía a pasar del hombro.
Su delgada figura había sido reemplazada por el desarrollo y los tazones de cereal por las noches.
La sonrisa tierna y fresca que solía cubrirle el rostro con sutilesa era ahora una mueca finjida que reflejaba más fastidio por la vida que gracia.
Y las ganas de dibujar se habían vuelto un frustrante deseo de no tocar un lapiz y compararse con quien lo hiciera mejor.
A pesar de estar ahogándose en sus problemas estaba conciente de los problemas de todos los demás.
Estaba tan conciente de ellos que quizá estaba más conciente de todo que de lo que ocurría en su mente o su cabeza.
últimamente le había dado por no querer ver a nada ni nadie.. y solo sentía ganas de tirarse a la cama a esperar que desapareciera la persona que habia estado detestando por todos estos años, ella.
Su mirada estaba perdida en la ventana donde ya no existía un balcón [en realidad, nunca había existido..]
Y los libros de los estantes se empolvaban.. su dueña se rehusaba a releerlos y también se rehusaba a leer algo nuevo por que ya no se sentía capaz de "entender nada", menos cuando se trataban de libros muy complicados.
¿A dónde había ido esa genialidad que decían que tenía? por lo visto había ido lejos, y se había ido sin avisarle.
Toda la cultura general de la que la vanagloriaban muchos no era sino ínfima ahora que ella lo miraba con más cuidado.
El deterioro de su mente iba en proceso y ella estaba cooperando bien. No se molestaba en cambiarlo por que no creía que podría hacerlo.
Y sinceramente no es que alguién haya cambiado de opinión.
Últimamente los días iban de monótonos a insigificantes y cada día así se le consumían más las ganas, los sueños las esperanzas y demás.
Había estado tan cansada de luchar que había decidido quedarse ahí sentaba con una buena tasa de café haber que era lo que pasaba si lo hacía. Vaya si ella había resuelto tantos lios ajenos a su vida.. ¿alguién no debería resolver el de ella?
Como ella sabía, nadie lo haría.. sin embargo esperar en una torre.. a estas últimas fechas era lo único que parecía dársele bien.

No hay comentarios: