viernes, 23 de diciembre de 2011

Pertenecer


Pertenecer.
El diccionario dice: "ser de su propiedad"o bien "ser parte integrante de algo"
El sentido de pertenencia por lo general nos preocupa a todos, desde niños.
Pertenecer a mamá y papá, a una familia...
Las cosas que uno aprende en el núcleo, en el inicio.
Yo pertenecía a mi mamá, ella era mi familia, ese era mi núcleo familiar. Ella y yo contra el mundo; alguna vez, probablemente, sentí la necesidad de "pertenecer" a un papá, pero eso no era posible...Si alguien se rehúsa a que le pertenezcas.. aunque por derecho o obligación sea así ¿significa que has sido desechado? ¿qué eres basura? ¿qué no eres suficiente?
Pertenecer no era suficiente. Yo no lo era, no para él.
A mi me pertenecía el mundo, el que me había creado, esas ideas mágicas que hacían que mi realidad no fuera tan mala. Al principio era sólo por las noches para no llorar al dormir, después aprendí a soñar despierta, no tenía que cerrar los ojos... o tratar muy duro, era natural, era natural no vivir la realidad. Cuando era niña mis historias eran buenas. Estaban llenas de esperanza a "pertenecer". Leía demasiados cuentos de hadas con finales felices. Debí entender que si los finales felices sólo estaban en libros, era por algo.
No tenía amigos en el kinder, recuerdo que me sentía sola, pero eso era normal, asi que no creo que me haya afectado de sobremanera, en primaria traté de "pertenecer" una de mis primas me ayudó a que dos niñas me "juntaran", igual todo mundo me excluía, yo no era rica, y mi situación familiar era extraña. Una vez más "pertenecer" era imposible.
En secundaria me rendí, había engordado y ya no era bonita y me dedicaba a estudiar, por que pues.. era lo que tenía que hacer si no tenía amigos. Fue sorprendente descubrir que de repente, había personas que querían hablarme o "pertenecer" tanto como yo.
Así que esos extraños con ideas diferentes, con sus propios mundos y problemas se convirtieron en mi segunda familia. Mis hermanos, mis amigos. "MIOS" no porque los sintiera como propiedad, era que me "pertenecían", yo les "pertenecía".
Nos "Pertenecíamos". (Y así fue, por mucho, mucho tiempo)
Estaba feliz, al fin me sentía "parte" de algo, creo que no era la única... ellos también parecían sentirse felices. La mayoría de nosotros no se juntaba con "viejos" amigos, nosotros "éramos"  y ya.
Pero comenzamos a crecer, y la idea del amor o los novios estaba en mi cabeza. Yo "quería pertenecerle a alguien" y que alguien me "perteneciera" a mi.
Esperaba un cuento de hadas, esperaba demasiado de la realidad. Todo está siempre en mi cabeza, todo es mentira... yo imagino, yo y mi romanticismo suicida, yo y mi sueños inalcanzables, mi manera obsesiva de  creer. De aferrarme a mis ideas, de sentir la necesidad de que sean ciertas. YO Y MIS MALDITAS ganas de "pertenecer" y toda esa mierda que me controla.
Ella le dijo que debían averiguar si pertenecían el uno al otro.
Lo dijo por encima de mi, a mi esposo.
No se suponía que él y yo nos pertenecíamos el uno al otro? cómo era entonces que también le pertenecía a ella?
¿Por qué tomaba algo mio?
No era mio.

Por que eso de "pertenecer" es una completa mentada de madre. Una mentira poco inteligente en cartas de amor baratas. Nadie le pertenece a nadie. No somos objetos, ni propiedades ni animales.
Somos seres libres capaces de decidir con quien estar. Y si el había decidido estar con ella. Ellos "se pertenecían".

Que puta vida más injusta, ¿y a quien iba a reclamarle? ¿a disney? ¿a él por no amarme? ¿a ella por amar algo que pensé "me pertenecía"? ¿a mis "amigos" por no haber hecho nada? o a mi por pendeja, ingenua, ilusa?..


Pertenecer.

Esa palabra que en contexto con una relación. Es una mentira utópica y pendeja en la que confiamos solo para descubrir que no debíamos hacerlo.


No hay comentarios: