miércoles, 11 de abril de 2012

No es algo como para presumir de ello

Declaro algo para empezar esto: No soy una buena para nada.
La mayoría de las personas que me conocen piensan que soy inútil, que no sirvo y que probablemente no tengo ni idea de como sobrevivir por mi cuenta; están equivocados, si algo sé es eso: sobrevivir por mi cuenta.
Nunca sentí la necesidad de demostrarle nada a nadie, muchas personas creen que no sé ser "ama de casa" y yo digo siempre que tienen razón, pero aquí esta la verdad: sé ser ama de casa pero no me gusta, es más, lo odio, pero sé cocinar (y muy bien), sé tender camas, limpiar pisos, platos y ventanas y todas esas tonterías típicas que se supone las mujeres deben saber, sé primeros auxilios, pegar botones a las camisas y planchar, creo que no sabía como hacer nudos de corbata (eso de no tener padre pone ciertas complicaciones a las cosas) pero lo aprendí después para hacerle los nudos de la corbata a alguien (para lo que me sirvió).
Son cosas que no me gusta(ba) que la gente supiera de mi, me gusta que se queden con esa imagen de arrogante niña pretenciosa, caprichosa y buena para nada que se da aires de grandeza. ¿Por qué? porque la mayoría de la gente me importa un bledo, por eso.
Además no soy esa clase de persona que quiere estar todo el día en casa y desviviéndose por su familia, limpiando, decorando y horneando para crear "un hogar" (o tal vez una parte de mi si es esa persona, ¡quien sabe!).
La complicación está en que mi abuela está chapada a la antigua, me enseñó todo lo que una mujer debería saber (una mujer mexicana a la antigua) cocinar, hornear, limpiar, coser, tejer, punto de cruz, etc.
Pero yo no quiero que la gente sepa que se hacer flores de migajón, punto de cruz, tamales y atole, caldo de pollo, mascarillas de miel y avena: así como tampoco quiero que sepan que sé carpintería básica, lo mínimo sobre la electricidad en una casa, como usar herramientas (que me sé los nombres, si, sé que es una llave allen), que en realidad no soy tan mala en los deportes si me sale el instinto asesino (que es mi instinto real y no el "hay no quiero lastimarte" no sé me da, soy niña no puedo" que suelo tener), que sé trepar árboles, cargar cosas pesadas y lidiar con cosas con las que las "niñas" no deberían.
Mi mamá me enseñó eso último, a ser como ella me decía: "auto-suficiente" a no depender de un hombre en ningún momento, por que los hombres mienten y te dejan decía... (mienten y te dejan.. mi mamá me dijo la verdad).
Nunca me gustó ser débil; cuando era niña solía llorar mucho y todo el tiempo, estaba mimada y era un modelo perfecto de modales y esa mierda que me enseñaron a ser. Gracias a Dios o a quien sea, crecí. Y entonces me volví fuerte, auto-suficiente, independiente y otra montaña de cosas que de repente no me sirve de nada.
Soy inteligente, observadora, sé cubrir las necesidades de otros antes de que estos me lo digan, sé que hacer siempre, salgo siempre del problema, siempre gano, nunca me rindo, y bla bla bla....
eso me enseñaron también.
Así que mi vida es una gran contradicción no sólo por mi y mis extremos psicológicos si no por que me educaron en dos mundos diferentes y tenía que saltar continuamente de uno a otro (aún lo hago).
Pero me gusta que la gente crea que soy inútil e inferior, que no sirvo, que no doy la talla; asi no tienen altas expectativas de mi y yo puedo pasar mi vida sin "tratar", sólo tengo que dejarme arrastrar por la corriente de todo mundo, sonreír y conseguir lo que necesito. Si quisiera hacer algo de verdad... el problema es que hace mucho que no quiero.
Nunca sentí necesidad de ser todo eso para nadie, de demostrar que "sabía" "ser" todo lo anterior. Me dí la oportunidad de compartirlo con una persona, esa persona no me creyó... me llamó arrogante y creída... justo como todos los demás.
Alguna vez alguien pensaría que no me gusta ser todo eso? que no me parece algo para "ser arrogante", me parece cansado... me parece confuso, me educaron de dos modos tan diferentes que tardé mucho tiempo en averiguar quien era y que quería de cada una de esas maneras de ver las cosas, fueron batallas contra el corazón, yo y la razón que aún tienen secuelas.

Pero no, yo soy arrogante, creída e inútil. Yo no sé hacer nada, yo nunca doy la talla y nunca soy suficiente.




Gracias por dejarlo claro. Tú que no me conoces ni la mitad de lo que crees. Tú que puedes decir que me siento mucho sólo por que digo de repente que puedo hacer algo mejor que alguien más... tú... que no crees en mi. Claro por que apuesto que sabes más de mi que yo...no?..oh espera, NO. No sabes más de mi y de lo que soy capaz que Yo. Tú no estuviste allí toda mi infancia y adolescencia, es más, tú nunca estuviste allí y tampoco estuvieron todas esas personas que me juzgan y hablan de mi a mis espaldas.

Así que a la mierda. Soy una buena para nada (y todo)  y ¿qué?

No es algo para presumir de ello.