miércoles, 6 de junio de 2012

Acto no.22

Ha desaparecido algo.


En la oscuridad tranquila y susurrante, donde todo parece más simple y más pacífico.
El ruido del mundo me molesta; me molestan todos. No queda nadie escuchado, nadie está aquí para continuar  viendo la función, pobre marioneta te han abandonado. 
Este teatro ya no es de su interés (ni del interés de mis "amigos").
Tal vez es por lo repetitivo de la historia, por la ausencia de finales felices, por que es mucho drama, si , es mucho drama.
Tal vez es porque  yo, la marioneta principal, se siente cansada de este papel repetitivo y doloroso. Ya no me quedan muchos actos sarcásticos, sólo me quedan ganas de rendirme y llorar, porque a estas alturas la función no puede (ni debe) continuar.
No se como seguir escribiendo un guión en el que no creo (y no tengo ganas de creer).  Pretendo llenar ese vacío a la antigua, a la yo que recuerdo (porque a la que le pasó todo eso hace un año definitivamente quiero olvidarla).
Los amigos de mi vida han desaparecido y los que creí eran nuevos amigos en realidad no lo son (y no voy a dar la lista de razones que ustedes saben demás).

acto 22. 
Se levanta después de ganar la guerra, salé corriendo por que no siente que haya ganado en realidad, se siente humillada, fracasada, cansada y sola.

+ se cierra el telón +

¿sin aplausos?

Pobrecita marioneta.

(sigue sonriendo nadie a notado que ya no te importa en lo absoluto)