martes, 24 de julio de 2012

vivir feliz hasta que dure.

El problema con la vida es que las fantasías infantiles duran muy poco y la realidad mucho.
El "erase una vez" pasó de cliché a mentira demasiado rápido. Cuando era niña solía tirarme en la cama, con mi edredón rosa estilo casa de campaña con un montón de peluches dentro y un libro de cuentos de hadas; me acostaba a leer y pensar lo maravillosa y fantástica que sería mi vida, como cumpliría mis sueños, conseguiría un príncipe azul y viviría feliz para siempre.
Pero el "para siempre" es la mentira más sádica y corta que conozco, nada es para siempre, las cosas nunca son como dicen que son. Todo es más difícil de lo que esperas, la vida en general es más difícil de vivir de lo que parece.
Nadie sabe que es el amor en esta realidad (menos en esta época) el planteamiento utópico y perfecto que tenemos sobre esa palabra nos deja a todos en el plano de incompetentes para realizarla, no puedes lograr la perfección si tu mismo eres imperfecto y por más que trates de ser "perfecto" nunca será suficiente (Créeme, lo dice alguien que pasó mucho tiempo y gastó mucho dinero en tratar). Se supone que deberías ser suficiente para "el amor de tu vida", pero no será así, no eres suficiente por que las personas nunca se sienten satisfechas, sus vacíos interiores son tan grandes que por más que les des nunca van a llenarse, tú mismo nunca lo harás, siempre querrás más y más, y claro, a veces somos incapaces de dar más.
Yo tengo la idea de que una persona debe amarte con tus virtudes y defectos, en tus peores días y en los mejores, pero hay a quien no le gustan los peores, o que los peores duren mucho. La imperfección nos ataca a cada segundo, un error puede derrumbar años de buen trabajo, un error puede costarte el resto de la vida; por eso debes ser cuidadoso con los errores que cometes, inteligente hasta para fracasar, en esta mundo quien te ve derrumbado no te ayudará, te pateará la cara y se reirá de ti; tus amigos te abandonarán y los pocos que queden no sabrán que hacer para revivirte. La cruda verdad es que tienes que levantarte solo, que nadie querrá o podrá ayudarte; nadie va a estar allí al final... nadie va a amarte nunca ni del modo que quieres ni del modo que mereces, por que tú tampoco podrás amarte en realidad lo suficiente como para exigírselo a alguien más; asi que que quede bien claro: el amor, las fantasías infantiles, el felices para siempre y el príncipe azul en su caballo blanco No existen.


Lo único que existe es el ahora y la posibilidad de luchar por realizarte como persona, ser feliz por tus medios y conseguir la vida y los momentos más felices posibles, lo demás... es cliché que invento disney para seguir vendiéndonos películas, consumiendo productos, yendo a su parque de diversiones y que los dueños se enriquezcan más para comprar lo que a ellos los hace sonreír todos los días.


 v viviré feliz.... hasta que dure.