jueves, 24 de enero de 2013

Miedo.
Ansiedad. Nuestro cuerpo suele ser más inteligente que nosotros mismos, está tratando de protegernos así que genera eso: ansiedad y miedo, nos mantiene alertas, en guardia; pero de vez en cuando la ansiedad nos supera.

Mi corazón late demasiado rápido y un miedo irracional me sobrecoge, estoy esperando lo peor , de todo. Esta sensación me recuerda a cuando estoy a punto de descubrir algo malo, algo que se de antemano está allí...me duele el pecho , se me encoje el estómago, me siento triste y desesperada y luego el golpe... confirmo lo que temía y caigo en un remolino de desesperación y miedo, algunas veces ira.
Solía pensar que podía controlar mis ataques que podía poner un frente fuerte de "no me pasa nada" mentar madres y seguir adelante, dejaba que mi enojo fuera más grande que mi tristeza, dejaba que mi orgullo me ayudara a no ahogarme, era mi salvavidas en un mar de mentiras, de incertidumbre y traiciones. Era mi único barco en un mar de daños.
Ahora no es así, por que me dijeron que mi orgullo era una de las cosas por las que me odiaban, las personas no entienden que cuando lo has perdido todo el orgullo es tu único amigo; por que los demás se van y se desentienden de todo lo que pasó contigo o lo que no pasó.
Dejé mi orgullo de lado para "ser mejor persona" para permitirle a los demás "acercarse" fue uno de los grandes errores de mi vida, traicionarme a mi misma, por que evidentemente los demás también lo hicieron.  Al final no quedaba nada, ni orgullo ni nada.
No sé como reconstruir eso o a mi, a la mi que todos odiaban pero que al final no se sentí ni herida ni traicionada, se sentía enojada y libre, fastidiada de un mundo de mentirosos y lo suficientemente inteligente como para ponerse a ella primero, ella sabía como sobrevivir, yo sé como vivir y ninguna de las dos ha estado conforme jamás.
Negro o rosa.
_Quiero negro, quiero volver a ser orgullosa,mamona, vengativa quiero dejar de estar triste y sentir ansiedad quiero pasar de eso a enojarme con los que me hicieron daño en vez de compadecerme, a maldecirlos y dejarlos atrás para vivir la vida que me corresponde; esa donde no tengo que preocuparme de si soy o no soy, de si ellas son o no, de nadie.


Estoy harta de estos ataques de ansiedad donde me falta el aire y me duele el corazón.





Y si, es tú puta culpa primero por querer cambiarme  y luego por decirme que no te gustó cuando cambié o que no cambié lo suficiente, es tú culpa y si, siéntete mal por ello.

No hay comentarios: