jueves, 27 de junio de 2013

No sé en que punto empecé a escribir sin cuentos de hadas de por medio, solo pasó.


Y la quinto cigarro marlboro blanco (no había de la marca que compro) me doy cuenta de que ya no se trata de mi.
Se trata de todos, de las cuentas, los daños, el vino... pero no de mi.

se me va la vida entre los sueños rotos, los suspiros mal llegados, el insomnio y el café


Se me va la vida sin ti...



 Y yo no quiero que te vayas.




No te vayas sin mi, déjame viajar contigo y te juro que esta vez me voy sin equipaje.

No hay comentarios: